Celulitis ¿Porqué a mí?

Celulitis ¿Porqué a mí?

La celulitis NO es un defecto, esta es la premisa que hay que aprender, entender y aceptar para poder tratar de este problema tan común en muchas mujeres y en una mínima fracción a los hombres.

El 70% de las mujeres considera que tener celulitis afecta su calidad de vida, así es, este es un pensamiento que muchas mujeres alrededor del mundo piensan.

¿Qué es la celulitis?

La celulitis no es una enfermedad, patología o defecto. Es una condición fisiológica normal presente en el 85-90% de las mujeres después de la pubertad.

¿Cómo puede ser un defecto algo tan común en casi todas las mujeres?

 Lo extraño sería encontrar mujeres sin celulitis. Así es, la celulitis es algo tan común que es de mayor extrañeza encontrar mujeres que no tienen la capacidad de desarrollarla.

La mayoría se siente incómoda e insegura en su propia piel ya que el aspecto de la piel varía según la cantidad y la notoriedad de la celulitis.

Algunos estudios muestran que las mujeres se sienten avergonzadas en situaciones como usar traje de baño, practicar ciertos deportes o cruzar las piernas descubiertas.

La creencia popular es que la celulitis es un defecto. Casi todos lo piensan así, tanto hombres como mujeres. Esta idea es además propagada por lo medios y por compañías que tratan de vender mil y un métodos para arreglar esta “imperfección”.

La realidad es que la celulitis es un estado normal de la piel que forma parte de la fisiología de la mujer.

La celulitis, un problema moderno

La celulitis no es algo nuevo, sin embargo se la ha convertido en un problema nuevo.

La idea de que el cuerpo femenino no debe de tener celulitis es una idea relativamente moderna. De hecho, no fue hasta 1920 que por primera vez se usó el término “celulitis” en los círculos médicos. Y no fue sino hasta las décadas 60-70, cuando se popularizó una idea de tener el cuerpo perfecto.

Este estándar de belleza moderno ha sido el que ha llevado a ver la celulitis como un defecto, cuando no lo es.

Uno pudiera pensar que el hecho de que la celulitis sea común no signifique que sea algo normal. Por ejemplo, es común que haya obesidad, insomio y estrés excesivo, pero esto no significa que sean normales.

La celulitis, en cambio, es tanto normal como común. ¿Por qué? Porque hay explicaciones fisiológicas que justifican su existencia y porque a su vez no representa un riesgo para la salud.

El propósito y las causas de la celulitis aún no se entienden por completo, pero sabemos que tienen que ver con la fisiología y anatomía específica de la mujer.

Se piensa que el objetivo de la celulitis es maximizar la retención de grasa para asegurarse de tener suficiente energía para el embarazo y lactancia, es una manera del cuerpo para prepararse para la lo que está por venir.

¿Pero por qué no lo hace sin la necesidad de esas ondulaciones irregulares en la piel?

Porque la piel de la mujer está hecha de esa manera.

Las mujeres organizan la grasa que está debajo de la piel en cámaras formadas por hilos o redes verticales que facilitan la formación de pequeñas “hernias” y hoyuelos en la piel.

En mujeres, las células de grasa están separadas por “hilos”  verticales que facilitan la aparición de hoyuelos en la piel.

En cambio, los hombres tienen redes oblicuas y entrecruzadas de tejido conectivo que permiten que la grasa se expanda lateralmente y no hacia arriba. Es por esto que la celulitis es muy rara en los hombres.

Además de las diferencias anatómicas de la piel, parte de la causa en la aparición y persistencia de la celulitis se puede atribuir a diferencias hormonales, específicamente al estrógeno.

No sorprende que la mayor incidencia de celulitis sea en mujeres, que aparezca después de la pubertad, y que su condición empeore al usar anticonceptivos, durante el embarazo y durante el ciclo menstrual –estrógeno por todos lados–.

Se piensa que el estrógeno influye en la formación de celulitis por 3 mecanismos interrelacionados:

  1. Al alterar la producción de colágeno (al parecer haciendo que las redes verticales se hagan más duras), lo que facilita aún más que la grasa protruya para formar los hoyuelos típicos de la celulitis.
  2. Al empeorar la circulación y retener agua. Una menor circulación dificulta movilizar y quemar grasa en las áreas con celulitis.
  3. Al facilitar la acumulación de adipocitos (células de grasa) e influir en su crecimiento. Tener más adipocitos (y/o adipocitos más grandes) significa que estos podrán empujar el techo de piel hacia arriba (no hacia los lados, como en los hombres).

¿Eso significa que al quemar grasa se elimina la celulitis?

Ayuda, sí, pero acumular grasa y tener celulitis no son lo mismo.

Celulitis y exceso de grasa NO son lo mismo

La celulitis es más que una simple acumulación de grasa. Mientras que un exceso de grasa corporal puede empeorar la celulitis, este no siempre es el caso.

Puede haber mujeres delgadas con celulitis, y mujeres con exceso de grasa sin celulitis. Esto se puede deber a diferencias en la elasticidad de la piel. Una piel fuerte resiste deformaciones, mientras que una débil permite que la grasa protruya en ella más fácilmente. Las propiedades de la piel parecen ser individuales, aunque también parecen depender de cómo se obtenga la quema de grasa.

Recurrir a dietas milagrosas y métodos extremos para quemar grasa puede empeorar la celulitis, probablemente porque los músculos pierden tono y la piel se vuelve flácida.5

Si el objetivo es disminuir la celulitis, las dietas “detox”, las dietas del sirope y otras dietas mágicas para perder 8 kilos en 2 semanas solo empeoran las cosas pues la solución no se encuentra en simplemente bajar unas tallas a toda costa.

Quemar grasa ayuda, pero importa mucho más la manera en que se llega a esa pérdida. En pocas palabras, se requieren dos cosas:

  1. Una dieta equilibrada y sostenible al largo plazo, que se ajuste al estilo de vida de la persona y que dé resultados, y
  2. Priorizar el entrenamiento de fuerza ya que es el mejor ejercicio para quemar grasa en comparación al cardio y además mantiene el músculo.

Tener celulitis es normal

Los cambios en alimentación y entrenamiento mejoran el cuerpo, más solo cubren el problema si no se logra lo más importante: querer y aceptar el cuerpo actual antes de cambiarlo.

Tener celulitis no es un defecto, es parte de la fisiología de la mujer.

Recuerda que debemos aceptarnos tal cuál somos sin aferrarnos a que se vea de tal o cual manera; a sentirse bien consigo misma independientemente de la celulitis, porcentaje de grasa o forma de los músculos.

No dejemos que los estándares de belleza sociales controlen la relación más importante que tenemos, la relación que tenemos con nosotros mismos.

ALHV ®️COPYRIGHT DERECHOS RESERVADOS

¿Y tú que opinas? ¿Cuáles han sido tus mejores consejos para ayudarte a eliminar la celulitis?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat
Hola 👋🏻
¿De qué producto deseas más información?